Una Joven Amargada

Autoestima, Tips, Escritos y demás

Redes Sociales

Hablar con tu madre por teléfono es lo mismo que recibir un abrazo, según la ciencia.

Se decía que la voz de una madre tenia el poder de asemejarse a un abrazo, así que la Universidad de Chicago se dio a la tarea de investigar, los resultados fueron asombrosos. Al estudio lo llamaron «la voz que abraza». En este estudios participaron niñas de entre 7 y 12 años de edad, se descubrió que las niñas en cuanto escuchaban la voz de sus respectivas madres los oídos se encargaban de mandar estímulos al cerebro. De ahí viene lo dicho que escuchar a nuestras madres es lo mismo que recibir un abrazo de ellas. Pero este estudio arrojo muchas mas cosas. Las niñas que participaron en esto eran pequeñas que estaban pasando por presiones escolares, sentimentales, etc. Algunas de las pequeñas que participaron estaban en medio de exámenes en su escuela. Cabe mencionar que para esa edad tener estos conflictos son muy estresantes.




Los abrazos cura el alma.

Participaron 30 niñas, y después de salir de un examen muy estresante las pusieron en grupos 10, el primero grupo recibió un abrazo de sus madres al salir del examen. El segundo grupo recibió una llamada de sus madres, la cual duro aproximadamente uno 5 minutos.   El ultimo grupo se sentó a ver una película sentimental. Según los expertos, los primeros dos grupos elevaron sus niveles de oxitocina. ¿Ustedes sabían la oxitocina ayuda a aliviar los niveles de estrés en las personas? Los abrazos son mejor que la medicina para aliviar el estrés. El psicólogo AJ Casper comenta que la voz de nuestras madres tiene poderes curativos.

Este psicólogo, hizo otro estudio hace años, diciendo que puso en lugar de los sonidos tradicionales de las alarmas, la voz de algunas mamàs. Las personas al despertarse se sentían mejor al escuchar a sus madres que al escuchar un sonido tan espantoso. Este es un buen pretexto para marcarle todos los días a tu mamá.  No te olvides de ellas, ellas siempre te tendrán presente.

unajovenamargada

Volver arriba